8 ejemplos de neuromarketing online

//8 ejemplos de neuromarketing online
Por favor, valora este contenido: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

8 ejemplos de neuromarketing online

En los últimos años, el neuromarketing ha experimentado una gran evolución impulsada, en gran medida, por los avances en los campos tecnológicos y científicos que se han acontecido.

Nos encontramos en un mercado saturado de estímulos publicitarios, donde miles de marcas nos invaden los sentidos. Un exceso de información que dificulta al consumidor tomar la decisión final de escoger qué va a consumir. Según diferentes estudios, el 80% de las compras son realizadas de manera impulsiva; es decir, sin ser pensadas antes.

neuromarketing

Llegados a este punto, el marketing debe encontrar una salida diferenciadora, que incite al consumidor a comprar exactamente lo que nosotros queremos. Es aquí donde entra en juego el neuromarketing.

Se trata de una una disciplina en la que se aplica la neurociencia en el ámbito de marketing. De manera sencilla, podemos decir que el neuromarketing permite mirar dentro del cerebro del consumidor y encontrar qué zona debe activarse para incitar a la compra.

No es raro encontrar este tipo de aplicaciones hoy en día. De hecho, el 35% de las marcas poseen un odotipo; un olor característico que evoca a la marca y produce, en el consumidor, sensaciones asociadas a la misma.

neuromarketing

Estaba claro que la aplicación del neuromarketing al mundo online no tardaría en aparecer. Hablamos, por tanto, de neuromarketing online. Pero, ¿Cómo se aplica la neurociencia en el marketing online? A continuación os mostramos 8 ejemplos de neuromarketing online.

1. El dolor se activa con el precio. Por ello, es recomendable expresar el precio de manera más sutil. Podemos sustituir esta palabra por €, o insinuar al cliente que compre sin decirlo explícitamente.

2. El cerebro reconoce sólo lo que es tangible y concreto. Debemos centrarnos en características reales y limitar las explicaciones de los beneficios del producto.

3. Apelar a los sentimientos. Crear sentimientos en el consumidor hace que lleguemos más fácilmente a su cerebro. Evocar recuerdos, utilizar el humor o el amor como recursos para atraer al consumidor, son técnicas que funcionan a la hora de llamar la atención de éste.

4. Una imagen vale más que mil palabras. El ojo humano se dirige a zonas concretas de la pantalla y recoge con mayor facilidad las imágenes que los textos. Por tanto, debemos centrarnos en mostrar imágenes atractivas de aquello que queremos vender.

5. Validación social. Está demostrado que incluir validaciones de otros usuarios en nuestra página web, aumenta un 20% las ventas.

6. Storytelling. Contar historias vende, por lo que es importante recurrir a esto para crear con el consumidor un vínculo de confianza. Se trata, de alguna forma, de dar sentido a la marca acercándola a la sociedad. Al contar la historia que hay detrás de ésta, ayudamos a la creación de una cultura de marca.

7. Sentimiento de escasez. Crear la sensación de que el producto se va a agotar, que la producción es limitada o que nos encontramos frente a algo exclusivo, crea en el consumidor la necesidad de realizar la compra de manera rápida.

8. Ordenar los productos en la web. Los primeros productos expuestos son los que tienen más opciones de ser vendidos. Por ello, es recomendable exponer los productos ordenados por precio, de mayor a menor.

 

 

Por | 2017-04-19T14:21:28+00:00 octubre 8th, 2014|Blog|Sin comentarios

About the autor:

Doble licenciada en Publicidad y RRPP + ADE. en Linkedin

Deja tu comentario