El vídeo marketing es una técnica que se basa en la producción de vídeos que tienen cómo fin promocionar unos productos o servicios, en base a unos objetivos determinados en una campaña de marketing. El vídeo marketing ha crecido y evolucionado rápidamente en la última década gracias  a la aparición de YouTube y de las redes sociales, es decir, por su vinculación con el mundo digital.

¿Por qué hacer vídeo marketing?

Actualmente el material audiovisual supone un 78% de todo el contenido que se consume en la red y, según estudios de CISCO Systems en el año 2019 el tráfico de vídeos supondrá entre un 80% y un 90% de todo el tráfico de la red, un aumento de casi el 30% desde 2014. Además, según el IAB el 75% de las marcas han probado con éxito el contenido de vídeo en redes sociales.

El auge del Vídeo Marketing - Funky Marketing

Las cifras detrás de vídeo marketing son una de las principales razones para incluir esta técnica en nuestra campaña de marketing online. Cada día 100 millones de usuarios consumen contenido audiovisual en Internet. 9 de cada 10 ven los vídeos de las marcas que siguen y el 65% de ellos acaba visitando la web tras hacerlo. Actualmente, se suben unas 48 horas de contenidos en formato vídeo cada minuto que pasa. Según las previsiones de CISCO Systems, el número de consumidores de vídeos online alcanzará los 1,5 millones en este año 2015.

Según un estudio realizado por Impix, empresa líder en email marketing, aquellos correos electrónicos que incluyen un vídeo tienen una tasa de apertura de 5.6% y un CTR del 96%.

El vídeo es un formato que atrae a los usuarios de la red, es un formato diferente, dinámico y atractivo, que capta fácilmente la atención del espectador. Son fáciles de consumir, el usuario no tiene que hacer ningún esfuerzo como en el caso de la lectura, simplemente darle al play y mirar (y en la mayoría de las veces ni siquiera es necesario darle al play).

El vídeo marketing se complementa a la perfección con las redes sociales y son más susceptibles de ser compartidos en nuestras redes sociales que cualquier otro contenido, sobre todo aquellos vídeos que apelan a las emociones o que se basan en el humor. En los últimos cinco años y, principalmente, a raíz del famoso Gangnam Style ha nacido el término viral. Un contenido viral es aquel que se propaga de forma multitudinaria a través de Internet, ya sea a través de páginas webs, blogs, redes sociales, correo electrónico, etc.

El auge del Vídeo Marketing - Funky Marketing

El vídeo marketing favorece el engagement y pone a nuestra disposición muchos más recursos para contar la misma información que en un texto. En un solo minuto de vídeo cabe la misma información que en 1,8 millones de palabras. El vídeo tiene un porcentaje de recuerdo mucho más alto que el de la lectura y está demostrad que el 80% de los usuarios recuerda mucho mejor una marca después de haber consumido vídeos de la misma. Después de dos semanas recordamos solo el 10% de lo que hemos leído, en cambio podemos recordar hasta el 50% de los que vemos.

Los vídeos van a tener un peso mayor en el posicionamiento orgánico de nuestra marca y según Forrester Research tienen 50 veces más posibilidades de aparecer en la primera página de Google que cualquier otro contenido. Además de mejorar el SEO global de la marca, el vídeo marketing mejora también el SEO de la web en la que se encuentran alojados los vídeos y aumentan el tiempo de permanencia en el sitio web.

El contenido online se ha convertido en un competidor de la televisión y el 42% de los usuarios de vídeo online admite que ve menos la televisión que antes. En un mes se sube más contenido de vídeo a YouTube del que producen las tres principales cadenas de televisión de Estados Unidos durante 60 años.

Por último, hay que destacar el aumento de las plataformas sociales y su incursión en el vídeo marketing. Han surgido plataformas como Snapchat, Vine o Dubsmash que se han convertido en viralizadores natos del contenido. Esto ha llevado a que redes sociales como Facebook o Twitter hayan incluido los vídeos en sus timelines.

Y tú, ¿ya te has subido al carro del vídeo marketing?