La mejor forma de planificar tu estrategia de comunicación es observando a tu target, estudiando lo que le gusta, sus app favoritas y las que más utiliza, para de esta forma llegar a él de forma sencilla y eficaz. Dicho esto, ¿adivinas cuál es la app más utilizada por la población en la actualidad? Exacto, el whatsapp.

La aplicación de mensajería instantánea revolucionó la forma en la que nos comunicábamos hasta entonces, ¿dónde quedaron el Messenger y los sms? Comernos la cabeza para que entrase todo lo que queríamos decir en un espacio diminuto, y jugar a acortar las palabras de una forma que fuese entendible son cosas que cayeron en el olvido con la aparición de la app. El pasado mes de Febrero, Whatsapp anunció que su servicio ya contaba con mil millones de usuarios activos, o dicho de otra forma, 7 de cada 10 personas de la población mundial lo utilizan, y al día se envían aproximadamente 20.000 millones de mensajes directos a través de la aplicación.

Whatsapp nos permite comunicarnos de manera instantánea, fácil y gratuita, por lo que no es ninguna locura que muchas empresas lo vean como un posible canal más para expandir su estrategia de marketing. Sin embargo, ¿qué ventajas e inconvenientes nos aporta el uso de Whatsapp para llegar a nuestro público?

Pasos para utilizar Whatsapp en tu estrategia de marketing

Lo primero  y más importante es contar con el consentimiento de los usuarios para que les envíes tus mensajes, ya que el servicio de mensajería es muy estricto con el uso de la aplicación para fines comerciales, y mandar mensajes intrusivos sin el previo consentimiento del cliente está terminantemente prohibido.

Para ello tendrás que crear un formulario de solicitud en tu página web, en el que los usuarios puedan registrarse en caso de querer que os comuniquéis con ellos vía Whatsapp, o añadiendo esta opción en la suscripción a la newsletter. Otra forma de obtener el consentimiento es ofreciendo un formulario en tu tienda física, en caso de contar con una, ya que de este modo se genera más confianza. En este escrito debe indicar que la recogida de datos podrá ser usada con fines comerciales e informativos.

La finalidad del formulario, además de contar con el consentimiento y no saltarse las normas de la aplicación, es crear e ir completando una base de datos, de forma que podamos ir segmentando a los destinatarios de nuestro mensaje en función a los objetivos y nuestras acciones de comunicación tengan mayor repercusión y eficacia. La segmentación puede realizarse en función a distintos parámetros, como por ejemplo las características sociodemográficas, la relación comercial que nos vincula al destinatario, el tipo de cliente (actual, potencial…), etc. A más segmentación, mejor comunicación.

Es importante que registres la base de datos en la Agencia Española de Protección de datos, para evitar sustos futuros.

Una vez tengas tu base de datos y el público objetivo segmentado, hay que marcar los objetivos que guiarán tus acciones, los valores e imagen que quieres transmitir, el contenido que compartirás, y qué quieres comunicar. Por ejemplo puedes promocionar nuevos productos o lanzamientos exclusivos, informar de un evento, lanzar una nueva promoción, ofrecer un servicio al cliente más cercano, etc.

Recuerda que debes aportar al usuario un contenido interesante de valor, que sea de su interés, ya que si no podría catalogarte como spam. Las imágenes y vídeos son una buena idea para captar su atención y que lo compartan, viralizando así el contenido.

Aunque sea un sistema de comunicación cercano e informal, el mensaje ha de ser educado a la par de creativo, cuidando la ortografía y sin caer en vulgarismos. Por otro lado, piensa que es un método de comunicación muy íntimo, por lo que has de tener en cuenta el horario de tu destinatario, respetando las horas de las comidas y de descanso para no resultar molesto.

 

Ventajas de utilizar Whatsapp en tu estrategia de marketing

Whatsapp es una aplicación disponible para todos los sistemas operativos y es utilizada por prácticamente todo el mundo, especialmente por las nuevas generaciones. Además, permite compartir contenido en formato texto, foto, vídeo y audio.

Como comentábamos con anterioridad, es instantánea, económica, y te ofrece la posibilidad de generar mayor engagement con tu cliente debido a la cercanía de la acción.

Te permite personalizar tus mensajes en función al objetivo que quieras conseguir. Por ejemplo, Whatsapp es una vía muy eficaz para resolver problemas de atención al cliente debido a su rapidez y sencillez. Para aquellos que lo deseen, puedes tenerles al día de las últimas novedades en productos, la nueva promoción disponible o cualquier información de interés. Incluso puedes crear grupos de clientes con intereses comunes favoreciendo el diálogo mediante juegos.

La inmediatez de su mensaje te ofrece la posibilidad de lanzar campañas concretas por cortos periodos de tiempo, así como sorteos o promociones.

Una de las mayores ventajas que posee la utilización de Whatsapp en tu estrategia comunicativa es el incremento en el ROI, ya que el ratio de apertura es casi del 100%, y supone otra fuente de tráfico para el sitio web.

Todo ello favorece la reputación corporativa, así como la fidelización y el trato con el cliente, ya que ofrecer algo que sea de valor para éste es un éxito asegurado.

 

Cuestiones a tener en cuenta para obtener el éxito

La línea que separa los fines comerciales del spam es muy delgada, por lo que si deseas que esta nueva forma de comunicación salga exitosa y no perjudique a los objetivos e imagen de la marca, tendrás que ser cuidadoso con todo lo que hagas.

Hay que tener en cuenta que estás invadiendo la privacidad del destinatario, por lo que NUNCA debes enviarle nada sin haber contado con su previa autorización expresa, ya que esto puede volverse contra ti y aportarte más disgustos que alegrías.

Además, debes educar al usuario para que se adapte a un horario, generalmente al horario de oficina, y contestarle lo más rápido posible, ya que las características principales de Whatsapp son la conversación, interacción y conversión de forma casi instantánea, y si faltas a ello no estarás sacando el máximo partido de la herramienta.

Por último, no seas cansino. Envía contenidos interesantes, que aporten algo al cliente, y no pensando únicamente en los fines comerciales ya que lo único que conseguirás será el efecto contrario y perjudicarás a la imagen y reputación de la marca.

En definitiva, Whatsapp se presenta como una gran oportunidad en la que expandir tu estrategia de marketing y ganar en cercanía con el cliente, siempre que se haga de forma seria y cuidadosa.

Cuéntanos, ¿qué te parece la utilización de Whatsapp con fines comerciales? ¿Lo usarías para ganar notoriedad de marca o lo ves perjudicial?